SINOPSIS: 5 jóvenes viajan a una cabaña abandonada para ayudar a su amiga drogadicta y hacerle una terapia de desintoxicación, sin saber que terroríficos sucesos ocurridos en esa cabaña se ciernen sobre ellos.

RESEÑA: Llega a nuestra cartelera una de las películas más sangrientas de los últimos años, el remake de la clásica cinta de 1981 dirigida por Sam Raimi, ahora de la mano del uruguayo Fede Álvarez: Posesión Infernal, la vimos, cortesía de nuestros amigos de Andes Films, y te contamos todo sin spoilers aquí en tu Canal Favorito.

resized_625x300_posesioninfernal_afiche1Posesión Infernal es un ejercicio que llama a la nostalgia, a retroceder a las películas Gore ochenteras, a una forma de hacer cine que podríamos considerar más simple, más viceral, que funcionó hace treinta años y que hoy sigue funcionando, a pesar del paso inexorable de los años. Esta es en una carnicería despiadada desprovista de CGI, dirigida por el debutante director uruguayo Fede Álvarez, quien en el pasado destacó por sus cortometrajes en Youtube y que hoy salta a las grandes ligas con este trabajo que hace gala de un “amor” por el género y un respeto admirable por la obra que lo precedió, homenajeando no solo a Sam Raimi, a quien esta vez lo encontramos en la producción y en el guión, y su magnífica visión de Posesión Infernal, sino que trayendo al tapete guiños de todas aquellas obras maestras de sangre que el mundo disfrutó hace tres décadas.

Pero esta cinta es más que eso, es más que solo un homenaje, este filme (que como dato les cuento que ha debido ser suavizada para que el público no salga corriendo en masas de la sala) es un regalo sangriento a las nuevas generaciones de cinéfilos que no alcanzamos a vivir el boom de aquellos días.

Álvarez no escatima en sangre para contar su historia, dando a luz una versión inquietante, tal vez un poco más seria y definitivamente más brutal. Raimi aseguró que con este remake pudo hacer lo que siempre quiso con la original, dándole al guión un tinte más serio, a su vez Álvarez pone de su parte y realiza un trabajo más que cumplidor en la dirección de actores, y se niega a utilizar el abusado CGI dándonos una experiencia mucho más creíble y al mismo tiempo aterradora. Y todo funciona perfectamente.
Su banda sonora potente y hermosamente terrorífica compuesta por el español Roque Baños (Los Crímenes de Oxford, El Maquinista) es una “delicia” cinéfila que toma lo mejor de nuestros días y lo aplica sobre una “belleza ochentera”.

La historia es simple y clásica y no nos detenemos en explicaciones que retrasen lo que todos esperamos: la acción. Álvarez crea una atmósfera tensa, que mantiene al espectador al borde del asiento a la espera de lo que sabemos que pasará: “un baño de sangre”. Pero hay que estar muy consientes, para todos aquellos fanáticos del trabajo realizado hace más de treinta años por Raimi: aquí hay licencias en el guión y no es  para nada un calco de su predecesora, sin embargo, la esencia permanece y el terror se mantiene. No será tal vez la experiencia más terrorífica de todos los tiempos como se dijo, pero entretiene, asusta y nos baña de sangre de pies a cabeza.

En definitiva, Posesión Infernal es una digna cinta que los amantes del cine gore amarán, que los que gustaron de la versión de Sam Raimi verán con gusto y que atrapará y aterrorizará al público en general. Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Muy entretenida.

Erika Moreno I.

Comentarios