Sinopsis: Es la historia de Christine, una escritora de cuarenta y siete años de edad que, a raíz de un accidente sufrido a los 25 años, es incapaz de formar nuevos recuerdos y mantener los nuevos durante más de un día. Atrapada en una existencia en la que se despierta cada día creyendo que está soltera y con todas las grandes decisiones de su vida aún por tomar, cada vez vuelve a descubrir que vive con su marido, Ben, y con la mayoría de las decisiones ya realizadas.

No confíes en nadie es la adaptación cinematográfica del libro homónimo escrito por S.J. Watson. Aún no he leído el libro pero vi la película y ¡wow! realmente me sorprendió.

Christine es una mujer de 40 años con un grave “problema”. Como secuela de un accidente, cada noche su cerebro borra la información almacenada. Es decir, ella se despierta cada mañana sin saber quién es, donde está y no tiene idea de su pasado. Pero, al parecer, no todo es tan terrible ya que, al despertar, hay un hombre junto a ella que asegura ser su esposo, se toma el tiempo de mostrarle fotos del pasado y tratar de hacer que recuerde.

Por otro lado tenemos un doctor que está interesado en este caso. Él le pide a  Christine que cada noche, antes de dormir, grabe la información que ha logrado reunir y le promete llamarla cada mañana para recordarle donde está escondida la cámara para que ella pueda ver la grabación. Pero esta inocente acción traerá terribles consecuencias.

F_4NC

A medida que avanza la película, la trama se va poniendo más intrigante. Te mantiene atento, al punto de que no quieres ni pestañear para no perderte de nada. Y lo mejor es que, cuando crees al fin haber entendido, ¡paf! llega el clímax y todo lo que tu cerebro creía que pasaría, se derrumba.

Este juego mental con el espectador no es algo nuevo, lo vivimos recientemente con la película Perdida. De hecho, ambas historias son similares en el sentido de que los personajes que nos presentan están mentalmente perturbados y que la base para cometer las terribles depravaciones es nada menos que el amor.

No estoy diciendo que esta cinta sea más de los mismo. Sigue la misma base, pero la trama principal es completamente innovadora. Tiene el gran punto a favor de que se no-confies-en-nadie (1)trata de algo podría pasarnos a cualquiera de nosotros. Sé que es espeluznante y un poco morboso de mi parte, pero no podemos negar que existe gente que está realmente loca.

Fue un verdadero deleite disfrutar de la actuación de Colin Firth, haría un análisis más profundo pero todo lo que diga puede ser un spoiler. Nicole Kidman tampoco lo hace mal, he leído por ahí que es un poco sobreactuada pero me parece que no es así, logra transmitirnos su frustración y sufrimiento.

Adoro los personajes femeninos inteligentes que luchan por salir adelante y acá tenemos un muy buen ejemplo de aquello. Christine es una mujer tan vulnerable, pero no por esto deja de ser fuerte y eso me gusta mucho.

Antes de ir al cine leí varias críticas de esta cinta y muchas eran malas. La mayoría coincidía en que no se entendía y que era predecible. Pero estoy segura de que esas personas vieron una película distinta a la que vi yo.

Les puedo asegurar que la trama se entiende completamente, al final sientes que se unen todos los puntitos y todo calza a la perfección. Y en cuanto a lo predecible, eso depende de la capacidad de cada uno para sacar conclusiones. Yo jamás sospeché nada, fui sorprendida y quedé impactada con el final.

Si quieren ver una buena película y sienten que son mentalmente fuertes, vean No confíes en nadie. Se las recomiendo.

Cuando la vean, espero nos cuenten que les pareció.

Comentarios