Londres, 1852: dos chicas emprenden una travesía en barco hacia Nueva Zelanda. Para ellas significa el comienzo de una nueva vida como futuras esposas de unos hombres a quienes no conocen. ¿Hallarán el amor y la felicidad en el extremo opuesto del mundo? 

en-el-pais-de-la-nube-blancaAunque la premisa inicial parece sugerir una historia de romances en idílicos paisajes, En el país de la nube blanca de Sarah Lark es más bien un drama histórico en el que se desarrolla la vida de dos jóvenes que abandonan sus hogares por promesas de amor e independencia en un nuevo país.

Gwyneira es de origen noble, hija de un aristócrata rural, y dueña de un carácter fuerte y aventurero, lo cual la lleva a aceptar una propuesta de matrimonio que la trasladará hasta Nueva Zelanda donde conocerá a su esposo. Por otro lado está Helen, una institutriz que bajo el anhelo de enamorarse y formar una familia decide aceptar un anuncio para casarse con un hombre al que jamás ha visto.

Ambas protagonistas se conocen en el barco que las llevará al lugar donde iniciarán una nueva vida y, pese a sus disímiles personalidades, prontamente entablan una amistad que perdurará pese a las complejas aventuras que aguarda su viaje.

Nueva Zelanda se presenta para las jóvenes como un país de promesas: de amor y libertad, sin embargo la tierra que las recibe es salvaje, en donde las colonias inglesas recién comienzan a asentarse, y en la que conviven directamente con las tribus maoríes que poblan el lugar.

El relato inicia con el tono habitual de una novela romántica, rescatando ciertos estereotipos conocidos en las protagonistas femeninas de este género y acogiendo las premisas de aventuras románticas que logran enganchar al lector. Sin embargo, avanzada la historia uno va advirtiendo que el tono en que se desarrolla esta historia más que satisfacer expectativas románticas, construye la vida de sus protagonistas con bastante crudeza. Es un viaje de ilusiones que caen de bruces ante una dura realidad.

En el país de la nube blanca es la primera parte de una trilogía de la escritora alemana Sarah Lark, e integra una nueva tendencia literaria que se ha hecho conocida como Landscape novels (“novelas de paisaje”) en donde se une la aventura y el romance en un ambiente exótico.

Esta novela resulta una espectacular ventana a un nuevo país y una época de la que poco conocemos tan cercanamente; obviando la ficción que representa su relato, la historia en sí mantiene su realismo, dejando esa sensación de que las cosas efectivamente pudieron suceder así en dichos años.

Es un libro extenso (alrededor de 800 páginas) sin embargo, desde la primera página es fácil de seguir. Los personajes, que en un comienzo parecían no salir del canon habitual de la novela romántica, una vez avanzado el relato se desarrollan y profundizan a partir de los episodios que van experimentando.

La primera novela cierra una etapa en la vida de las protagonistas y ya en los siguientes volúmenes, “La canción de los maoríes” y “El grito de la tierra”,  el relato  se centra en otros personajes, si bien vinculados a Gwyneira y Helen quienes siguen formando parte de esta historia.

En el país de la nube blanca es un relato de vida, donde como lectores rápidamente nos integramos a las experiencias que van enfrentando las jóvenes y el difícil camino para construir su felicidad.

 

Francisca Tapia.-

“La vida es como un arca inmensa llena de posibilidades” Amado Nervo 

Comentarios