Need for Speed ha luchando durante años por reinventarse, volver a sus inicios como una franquicia líder nos lleva a este nuevo título simplemente llamado Need for Speed, sin subtitulo o palabra endosada a su nombre. El juego nos lleva a territorio conocido, reviviendo el ambiente que trajo el juego en su versión Underground. Es un juego con el que tengo algunos sentimientos encontrados, pero revisémoslo un poco más a fondo.

Si Need for Speed Brilla por algo es que inmediatamente se ve hermoso. Hay ocasiones en que un efecto de grano me desagrado un poco y también me extraño que fuera solo de noche, mostrando solo la belleza de las luces de la cuidad, pero indudablemente es un juego realmente bello, correr por calles húmedas es realmente algo distinto visualmente. Los detalles son inmensos y bastos, las gotas de agua resbalan por chasis, las llantas levantan agua, las luces se reflejan en los vidrios y calles. Adicionalmente a esto el sonido del juego es bastante bueno. La diferencia de sonidos en los motores de los autos se siente, no es lo mismo manejar un Ford Mustang que un Subaru, el sonido del pasar de los cambios y de las llantas al hacer drift dan una sensación muy satisfactoria al juego. Mi único problema, es el tema de la noche. El juego tiene una transición de tiempo en que pasa de noche a un “casi-amanecer” que da la esperanza de un nuevo día, pero eso nunca ocurre pues al acabar este “casi-amanecer” vuelve la noche más obscura. Es inaceptable a estas alturas que el juego no tenga una transición día-noche como casi todos los juegos en el mercado, pero aun, si la intención era hacerlo solo de noche ¿para qué crear este casi amanecer? Mejor lo dejaban de noche continuamente ¿no?

Los detalles son impresionantes.

Los detalles son impresionantes.

El juego cuenta con una limitada cantidad de autos, sobre todo si lo comparamos con juegos como Gran Turismo o Forza, pero el tema de este juego no es coleccionar autos, es tunearlos, mejorarlos. La mayor parte del tiempo que tuve con NFS fue en el primer auto que me dieron ¿Por qué? Porque lo personalice tanto que le tome cariño. Y es perfectamente posible pasar las carreras con tu auto favorito, tu tiempo se irá personalizándolo y mejorándolo para que pueda adaptarse a las distintas carreras del juego.

La personalización es simple y básica, lo que hace que el juego no sea tedioso innecesariamente, básicamente compras nuevas piezas para que tu auto ande más rápido y las piezas se desbloquean conforme vas subiendo de nivel. La personalización visual es algo más extensa y compleja, puede tomar horas en diseñar un auto con tu toque personal, esto no es una desventaja es solo una opción que el juego te da para expresarte por medio de tu carro.

#TodosSomosFreaks, algunas personalizaciones que se pueden hacer en el juego.

#TodosSomosFreaks, algunas personalizaciones que se pueden hacer en el juego.

La historia del juego es totalmente olvidable y simple, te la cuentan por medio de sobreactuadas interpretaciones de actores reales que usan modismos gringos que no entendí en su mayoría, generalmente no tengo problemas pero en esta ocasión hubo videos que no entendí en lo absoluto. Por suerte el juego está completamente traducido al español, pero esto no resta la sobre actuación y las poco interesantes conversaciones de los personajes.

El protagonista Moisés Lopez Ghost tendrá que interactuar con cinco personajes importantes en NFS cada uno representa un área distinta de los anteriores juegos de Need for Speed. Velocidad, Drift, persecuciones, Tunning y de equipo, cada una de estas acciones te llevara a una competencia con un icono de la vida real en el automovilismo, esta es una grandiosa idea, da una sensación real de llegar a la cima a derrotar al ídolo máximo de una categoría particular. Estos personajes no logran una empatía, es más, llegan a ser molestos, fuera de los videos de historia llaman por teléfono cada dos minutos para decirte algo totalmente olvidable mientras conduces y por dios, todos sabemos que manejar y hablar por celular es un peligro.

Lamentablemente, la escala de las persecuciones en este juego está altamente disminuida, he notado que la inteligencia artificial de la policía esta mejorada en algunos aspectos, ahora es mas difícil engañarlos, sin embargo, no son tan persistentes como en otras ocasiones y un par de curvas bien tomadas puede dejarlos mordiendo el polvo en poco tiempo. Aun así, competir con policías en tu retrovisor hacen que las carreras tomen un ritmo más acalorado, eso siempre es bueno en Need for Speed.

Algo que realmente fue una desilusión fue el hecho de que el juego te obligue a estar constantemente conectado a internet. Incluso si quieres jugar solo. No hay un modo multiplayer Per se, ni un buscador de carreas online. Este juego no tenía necesidad alguna de ser cien por ciento online, mucha gente solo quiere correr rápido y esto es un impedimento. Esto trae muchas consecuencias, el juego no puede pausarse, algo que encontré bastante molesto pues muchas veces tuve que atender la puerta o el teléfono dejando la carrera a medias. Además sin un real incentivo para competir con otros jugadores en la carretera, es simplemente una opción que olvide por el camino.

Need for Speed se ve fabuloso, suena fabuloso, pero falla sorprendentemente en algunas cosas que parecieran ser básicas, está tomando un buen camino y algo de identidad, pero aún queda mucho por pulir y limpiar para que este motor ronronee como un gatito. Dicho todo esto, para los fans de la saga es un obligado, pues sin dudas cumple su objetivo, ¡saciar nuestra necesidad de velocidad!

Comentarios