«Un acontecimiento se considera decisivo cuando desbarata nuestras vidas por completo. Por ejemplo, tres disparos de una escopeta de repetición sobre la mujer que uno ama.»

Sinopsis: Anne Forestier queda atrapada en medio de un atraco a una joyería en los Campos Elíseos. Tras recibir una paliza que la deja al borde de la muerte, tiene la suerte de sobrevivir… y la condena de haber visto la cara del asaltante. Su vida corre un grave peligro, pero Anne cuenta con la ayuda del hombre al que ama: el comandante Camille Verhoeven. Este estará dispuesto a actuar al margen de la ley con tal de protegerla. Pero ¿quién es ese enemigo, y por qué ese empeño tan feroz en acabar con Anne?
La atmósfera y la escritura escalofriantes de este final de la tetralogía confirman una vez más el increíble talento de Pierre Lemaitre.

Cuarto libro y final de la serie Verhoeven donde tristemente para los lectores todo concluye, dejando viudos a un gran número de seguidores de la novela negra; sólo espero que Lemaitre siga escribiendo aunque siempre estará en mi corazón el comandante de la Brigada Criminal, Camille Verhoeven con su 1.45m. que dibuja de memoria tanto a testigos como criminales.

ADVERTENCIA: si siguen leyendo se enterarán de hechos sucedidos en los libros anteriores, así que si son sensibles a los spoilers no continúen, repito, no continúen leyendo.

Camille ha debido seguir con su vida después de la tragedia del asesinato de su esposa embarazada de 8 meses que lo ha sometido en una larga depresión. Después de 4 años y la ayuda de su amigo Le Guen en Alex (libro Verhoeven #2) ha comprendido que su vida ha continuado e increíblemente cuenta con una nueva pareja, Anne Forestier, pero las desdichas parecen perseguir al comandante porque una mañana Anne se encuentra de manera inesperada con 2 ladrones justo antes de asaltar una joyería y es brutalmente golpeada, sin embrago eso no es todo y uno de los ladrones parece agarrarle manía ya que después de ser llevada al lugar del asalto es disparada 3 veces aunque con la suerte de no ser alcanzada.

Camille no puede pasar de nuevo por la experiencia de que su pareja sea asesinada y decide llevar el caso en contra de las reglas y protocolos, mintiendo a diestra y siniestra para mantener a Anne a salvo asumiendo caras consecuencias que podrían acabar con su carrera, además deberá de medir fuerzas con el criminal que ha decidido acabar con la vida de Anne a toda costa, pero lo que no sabe Verhoeven es que una trama se ha estado escribiendo a su alrededor siendo uno de los protagonistas; acontecimientos, según cree él, finiquitados vuelven para atormentarlo poniendo a prueba todas las destrezas de Camille mientras las tinieblas se ciernen sobre él y quizás atrapándolo para siempre.

El libro nos presenta el punto de vista de varios personajes, pero sobre todo el de Camille y el criminal que ha intentado asesinar a Anne lo que va dando pistas de lo que viene y como suele suceder con Lemaitre, juega de manera magistral con el lector.

Un libro electrizante que te atrapa desde el principio en el cual se ahonda mucho en los sentimientos de Camille, lleno de intriga y acción, que te desconcierta y sorprende con giros inimaginables y que a momentos increíblemente logra hacerte sonreír.

Una novela imperdible para los amantes del género policial y la novela negra que llega a cerrar de manera magistral está sorprendente tetralogía que tiene como protagonista a un comandante policial perspicaz de 1.45 m.

  • Reseña escrita por nuestra colaboradora Nathalia Cortés.

Comentarios